Venga usted acá , don Manuel Villegas, consejero insalubre de la cosa; venga usted acá, alma de cántaro , y explíqueme usted bien eso de que todos los contribuyentes pacientes tenemos que aguantar las calamidades de su gestión en un verano de asistencia sanitaria desastrosa. Venga usted acá, déjese la tumbona, la sombrilla, el chiringuito y la nevera, y pásese como he hecho yo cinco horas en la puerta de urgencia del hospital ¿universitario? de Los Arcos esperando con paciencia infinita a que una ginecóloga de planta atienda a una embarazada de riesgo en avanzado estado de gestación . Desde las ocho hasta las once y media de la noche . Y encima cuando llega le dice que no se explica porqué la han tenido tanto tiempo esperando en la puerta. No tiene gracia. Venga usted para acá y hágase acompañar de su cuadrilla de torpones desaplicados encabezados por Sebastián Carrillo y Jesús García Molina, artistas del caos, que no saben ni siquiera establecer un sistema de triaje con las mínimas garantías para el ciudadano paciente que tiene que aguantar sus disparates. Decídase , consejero insalubre de esta región , y tráigase de la mano a su flamante secretario general, Andrés Torrente, a quien ese ‘amigo especial’ de Puerto Lumbreras debe haber colocado en tan potente puesto para algo más que para vigilar el «buen fin y adecuado destino» del concurso de ambulancias. No olvide de hacerse acompañar, oh consejero insalubre, de sus inseparables  Asensio López y Pablo Alarcon (quien te conoció cerezo…), todo unos finos estrategas del recorte y tentetieso.

El sindicato médico ya nos avisó antes de que comenzara este verano horribilis sanitario de la mala asistencia que se avecinaba. Y ese aviso no sólo se ha confirmado , sino que se ha visto aumentado y hasta multiplicado. Vamos a ver, pandilla de cerraditos de mollera, en verano la gente se traslada a la costa. Y eso hace que aumente la demanda de servicios. Si cierras camas en Los Arcos, aumentas la presión en la puerta de urgencias. Si reduces el personal de refuerzo en la puerta de urgencias a un celador y una enfermera , que encima no sabe distinguir la prioridad de un embarazo de riesgo con un simple resfriado,estás armando la marimorena. Si eliminas la consulta de Los Narejos y reduces la de Los Urrutias, sigues aumentando la presión sobre un hospital cuya gestión , por lo que he podido observar en primera persona , deja mucho que desear. Al final, un desastre. Y no pasan más desgracias porque Dios no quiere. En mi caso, afortunadamente no hubo complicaciones. De haberlas habido, con cinco horas de espera para una mínima atención , el consejero insalubre, Castillo y García Molina y yo nos hubiésemos visto las caras en otro lugar muy distinto al de este blog , evidentemente.

Mi enano infiltrado me recuerda que ya Gaspar Miras, el alcalde de Mazarron, echó leches por un colmillo cuando comprobó que Asensio y Alarcon, el dúo distópico de la consejería insalubre, dejaba al Puerto de Mazarron, con decenas de miles de desplazados en verano, incluido el secretario general del PSOE, Diego Conesa que habrá tomado buena nota, sin atención nocturna. Por no hablarte de las protestas fundamentadas de la plataforma «Salvemos Cartagena» y las reducciones en el Hospital Santa Lucía que llevaron a la exconsejera y actual Vicealcaldesa , Noelia Arroyo a lanzar duras críticas sobre la gestión de nuestro incombustible consejero insalubre.

En resumen, que tenemos al Gobierno cerrado por vacaciones. La Asamblea, idem, eadem, ídem . Y la oposición , tres cuartos de lo mismo. La atención sanitaria bajo mínimos en un verano hortibilis, toma notaY Villegas, don Manuel, bien amarradito a la poltrona.  El y toda su panda de gestores tolondrones. Pero no os preocupéis hermanos cofrades, que pronto llegara septiembre con sus fiestas y ferias y todos se olvidaran del desaguisado sanitario de este verano. Total, no hay elecciones hasta dentro de cuatro años…

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *