Tenemos nuevo banco en la oficina. Se llama Caixabank y es cosa fina. Unos dicen que se ha fusionado con Bankia, otros aseguran simplemente que lo ha engullido. La propaganda oficial lo señala como el primer banco español con más de 650.000 millones de euros activos. Y en la cocina han estado además de Pedro Sánchez ( para cabreo, indignación y crítica de Pablo Iglesias, su socio de gobierno), la vicepresidenta impuesta por Europa, es decir Nadia Calviño, el omnipresente Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo y exconsejero que fue de la propia Cajamurcia), Isidre Fainé ( cuyas gestiones para los votos catalanistas tanto agradecen en Moncloa y Ferraz) y el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, Gorigori para los amigos, quien pese a su buena gestión no ha podido el via crucis de los últimos meses en Bankia cuyo desplome llegó a alcanzar el 38,8 por ciento.

TRESCIENTOS POSIBLES AFECTADOS

Pero vamos a lo nuestro. Cómo afecta la operación a esta Región. Comencemos por los recortes de personal. Según me cuenta el enano infiltrado, ese pequeño cabroncete que en todas partes se mete, que la nueva Caibank va a disponer de 263 oficinas, muchas de las cuales se encuentran muy próximas por lo que se considera que el cierre será inevitable en un procentaje considerable de ellas con el consiguiente impacto negativo en la plantilla de trabajadores en la Región que, según nuestro tribulete, anda cercano a los mil quinientos. Algunos poncios sindicales no se cortan cuando le cifran al enano el posible recorte en un veinte por ciento. Es decir trescientos a la calle, palmo arriba, palmo abajo. De los nervios anda ya más de uno que yo me sé. Y ya hay quien hasta pone el grito en el cielo que “ las prejubilaciones ahora, con este gobierno socialcomunista dividido por este proceso, no van a ser, ni mucho menos, las de antes”

AQUELLA CAJAMURCIA CON ENCANTO

El problema es que aquí en Murcia, estábamos acostumbrados a un modelo de relación con el cliente que ya no volverá. Despídete de aquella Cajamurcia con encanto, de cercanía y de atención plena. Tú entrabas en la oficina con un problema y salías convencido de que tu Caja te había dado tu mejor solución. Aquellas oficinas de puertas abiertas, empezando por el despacho del director, aquella Cajamurcia, la caja amiga, de proximidad, casi de vecindad y a veces de complicidad ya no volverá. Aquello comenzó a evaporarse cuando llegó el invento de BMN para que hiciéramos de cirineos de las cruces deficitarias que arrastraban otras cajas de aquel consorcio. BMN acabó quebrando, le aseguran al enano analistas del sector y todo se camufló con la fusión con Bankia previa inyección de veintitrés mil millones públicos(FROB) para sanear. Es decir cada vez que a los jerifaltes se les ocurre fusionar da la impresión de que la Región sale perdiendo.

CAJAMAR OCUPA EL HUECO

Algunos argumentan que también pasa en otras regiones… Y puede que en algunos casos ( Madrid , Baleares o La Rioja for example) no les falte razón. Pero no es menos cierto que Aragón ha sabido mantener Ibercaja. Andalucía ha hecho lo propio con Unicaja. Asturias, con Liberbank y Galicia con A Banca. Yo no sé tú, pero a mi me da la impresión de que hemos perdido una herramienta de desarrollo muy importante, esencial. Hace unos años, ante un proyecto regional importante, allí estaban Carlos Egea y Cajamurcia para apoyar. ¿A qué puerta se llama ahora?. ¿A la del Sabadell-CAM que tiene mucho-mucho de lo primero y poco-poco de lo segundo?. Aunque al menos mantiene la fundación Mediterraneo con un eficiente Antonio Rubira al frente. ¿Al propio Caixabank donde su director territorial Diego García-Esteller tiene que mucho demostrar sobre su escasa, si tuviese que analizarlo por un caso cercano que bien conozco diría nula de toda nulidad, influencia fuera de los lindes regionales?. O a Olga García que no deja de ser una acreditada, notable y destacada gestora territorial pero con recortadas competencias ante cualquier decisión trascendente. Así está el panorama, queridos impositores.

Al menos siempre nos quedará Cajamar con Bartolomé Viudez, Diego González y Chumi Chumillas al aparato, para mantener e incentivar ese concepto tan apreciado por los murcianos, empresarios, autónomos y particulares, de caja amiga y caja cercana. Han sabido o están sabiendo aprovechar el hueco dejado por Cajamurcia para ocuparlo. Cubrir el nicho que dicen los especialistas.

–Oiga, no se olvide usted de la Caja Rural de San Agustín de Fuente Alamo, capital murciano cien por cien, le dice un común amigo al enano.

Dicho queda.

¿QUO VADIS FUNDACION?

La Fundación Cajamurcia es lo que nos queda. Con más de medio siglo de historia , no te vayas a creer, y un amplio historial de servicios a la Región, especialmente en el ámbito cultural. La sombra que planea sobre ella es si se va a diluir en Caixabank y dentro de unos años ( ahora sería antiestético e incongruente) acabará fagocitada por la Fundación La Caixa. Quienes opinan lo contrario abogan por su pervivencia. Y esgrimen como razonamiento que la Fundación es accionista y que ese patrimonio , inferior al uno por ciento en Bankia, se mantendrá en Caixabank y recuerdan que este banco tiene una enorme tradición en el ámbito de las fundaciones sociales. El gerente de la Fundación es Pascual Martinez y su presidente es Carlos Egea, consejero en Bankia y exconsejero en Caixabank.

CARLOS EGEA, PIEZA FUNDAMENTAL PARA LA FUNDACION

Hubo un tiempo que a Carlos Egea yo le llamaba Carlomagno. Y verdad era.O al menos lo parecía. Desde que desapareciera el admirable y admirado aguileño, Alfonso Escámez, la Región no tuvo un ejecutivo de banca de clase A hasta llegar Egea. Los líderes carismáticos no se hacen, nacen. Y Carlos estaba en todas las historias que se gestaban en esta región. Y estaba para bien. Nunca faltaron sus decisiones , sus gestiones , sus apoyos y sus consejos. Que había que llevar a Salzillo al Vaticano, allí estaba Carlos Egea. Que había que organizar Huellas, macroexposición histórica, Egea al aparato. Que había que financiar una autovía, allí estaba Carlos Egea. Para lo que sea, ponga a  Carlos Egea escuchaba mi enano infiltrado por los pasillos del palacio de San Esteban. Por intentar hasta intentó salvar al Real Murcia de la quema del 92. El problema, lectores, es que el tiempo pasa para todos. Y para Carlos Egea, también. Carlos forever, por favor. Hay hombres que nunca deberían cumplir años, pero él ya tiene 74 y anda retirado del servicio ejecutivo. Houston tenemos un problema. Si Caixabank va a ser el primer banco de España como aseguran sus voceros, ¿donde está nuestro Carlos Egea(bis)?. Joaquín Cánovas hubiese sido su sucesor natural. Condiciones tenía, te lo juro por Snoopy. Pero Cánovas hace tiempo que se dedica a otros menesteres.

La esperanza de que la Fundación Cajamurcia sobreviva a esta convulsión y no sea al final fagocitada desde despachos catalanes o valencianos, se llama Carlos Egea. Por unos cuantos años más, al menos. Tengo esa esperanza.  Continúa en la presidencia de la fundación, tiene buen rollito con Fainé y con Gorigori. Y De Guindos le debe unos cuantos favores, que yo me sé ( y el enano tambien). Ahí está la clave de la pervivencia de la Fundación Cajamurcia y no en el poco menos del uno por ciento de las acciones que posee. Esta región necesita unos cuantos carlosegea. Nadie como él para impulsar un lobbie murciano de extensión nacional. Pero esa ya es otra historia. Y te la voy a contar. Da por descontado que lo haré.

LOS #HASHTAGGS DE MI ENANO INFILTRADO

#ANA-MONTIEL. Capítulo tres del conflicto entre el periodista de La Opinion Angel Montiel y la consejera de Empresa y portavoz del Gobierno, Ana Martínez Vidal . El periodista Ángel Montiel  escribió el artículo polémico en el periódico murciano bajo el título de “El efecto látigo”.La titular del juzgado número 2 de Murcia, la magistrada Yolanda Pérez Vega falló en primera instancia condenando a periodista y empresa editora del periódico al pago de ocho mil euros en concepto de indemnización moral. El artículo titulado como “El efecto látigo” recogía un relato en el que su autor describe relaciones sexuales de alto tono en un ambiente de oscuras irregularidades con fardos de billetes de quinientos euros , bolsas de supermercado y habitación en hotel de lujo de por medio, entre dos personajes. Uno es el concejal de Basurillas. Y la otra es la concejala de Obrillas.

#MONTIEL-ANA. Los abogados de periódico y periodista recurrieron en su día el fallo de la magistrada Pérez Vega centrando sus esfuerzos en establecer que todo se correspondía a un relato literario de ficción, en el que no se contemplaban referencias directas a nadie en concreto , que se utilizaron nombres , datos y elementos inventados como recursos literarios del autor. Pero lo sorprendente del caso es que la Audiencia Provincial parece haberles dado la razón dada la fiestuqui que se ha organizado esta tarde en la redacción del periódico. Mi enano infiltrado, parapetado tras el mullido sillón de visitas del despacho del director, no se ha perdido detalle. A Montiel lo coreaban algunos como la nueva Agustina de Aragón de La Opi. “Solo ha faltado que lo sacaran a hombros como a su paisano Paco Ureña en una de sus buenas tardes”, me sopla el pequeño tribulete, ahora pertrechado entre las mesas de cierre y de nacional. El auto concluye en que no ha podido acreditarse de forma efectiva que la actual candidata a liderar Ciudadanos sea identificada como la concejala de obrillas o que el hotel Vanel que se cita en el artículo pueda ser entendido como el hotel Nelva, dado que existe un hotel del mismo nombre (Vanel) en Nigeria. Y ya se sabe que el señor Montiel está escribiendo de Nigeria todos los días, apunta el enano cabroncete que en todas partes se mete.

 #¿FICCION?. La conclusión de la Audiencia Provincial, según cinfirman varias fuentes, apunta a que el artículo “El efecto Látigo” solo fue una creación literaria de carácter ficticio y no de un artículo de crítica política. Un fallo, ya te digo, que va a traer cola. No creo que Martinez Vidal que hace tan solo unos días tildaba en su perfil de tuiter a Montiel de “condenado” y que incluso anunciaba acciones legales por un nuevo artículo de éste sobre determinadas concesiones que realizó en su etapa de concejal, vaya a bajar el listón en el momento político mas importante de su vida. De hecho, desde su entorno más cercano aseguraban esta tarde al enano que la consejera planteará recurso y llevará este tema hasta las últimas instancias y hasta las últimas consecuencias. «Hasta el Supremo si hace falta», concluyeron.

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *