Tú no sé bien si lo sabes. Pero va a ser el hombre y el nombre de moda en Murcia. Cuestión de días, semanas. Más largo no te lo fío. Gestoso. Luis. Hijo de magistrado. Concejal que fue de Molina. Director general de Protección Civil durante una buena temporada. Tú llamabas al uno-uno-dos y faltaba que se pusiese Luis al aparato. Todo bajo control, mi consejero. En posición de saludo, si falta hiciere. Y en casos de suceso grave como incendios o seísmos, allí estaba Gestoso con la manguera en primera fila. No es que le fuera en el sueldo. Es que le iba, le va, dentro de un ser. Luis no sabe, ni quiere, vivir de otra manera. La cara, por delante. Sin dudas. Sin complejos. Así es Luis. En vivo y en directo. Para que te hagas una idea, este tipo, ha llegado a hacer sus prácticas a lomos de una Harley-Davidson de la Policía metropolitana de Nueva York. Le va la marcha, el riesgo. Así que no le importó apuntarse a las listas del pepé vasco.

Y allí , entre arrojo, riesgo y zozobra; en Amurrio, pleno País Vasco, conoció Luis a Santiago Abascal. Y entre ambos creció y se fortaleció una amistad muy sólida. Tal es el caso que Luis Gestoso forma parte del núcleo más intimo y cercano del actual líder de Vox. Sí , como lo oyes. Como lo lees. La “oreja” de Santiago Abascal está en Murcia. Vive en Murcia. O por mejor decirlo a caballo entre Murcia y Madrid, donde dirige un instituto superior de emergencias de “Claudio Galeno”, el grupo murciano especializado en formación profesional que gestionan Elena Molina y Javier Pujante. Este último recibió en su día llamadas de presión para que diera la boleta ( así se las gastan los “paquirrines”, doy fe). Pero Javier, tipo listo, tuvo claro lo que había que hacer con esas cartas bastardas.

Porque me falta por contarte que Luis fue uno de los dieron, dimos, el paso de abandonar el partido por coherencia cuando el pepé comenzó a perder su identidad, a renunciar al Ebro, a florecer gurteles y, aquí en Murcia, a encumbrar a un “lumbreras” procesado por casos de corrupción que todavía sigue manteniendo poder e influencias en González Adalid a través del conocido “clan de la mamandurria”; es decir toda una troupe de ninis, nanos, nanas y demás testaferros de conveniencia que llevan al pepé a un derrumbe electoral de dimensiones históricas. Luis se fue, como otros nos fuimos. Algunos dijimos que nunca volveríamos a la política. Luis tuvo un fugaz paso por Ciudadanos. Pero ahora anda en retaguardia. Y dice, al menos eso dice, que no tiene decidido volver a la política. Aunque tampoco lo descarta.Ojo al dato, que diría mi querido butanito

 

El caso es que su afinidad y cercanía con Santiago hace que Luis esté en el meollo. Me vas siguiendo.  Me lo ha dicho mi sabueso preferido. Abascal le consulta a menudo. Y en las cosas de la Región Murcia, su opinión es toda una referencia para el líder de Vox. A estas alturas de la película , al líder del partido emergente nadie le va a discutir la presencia de un amigo leal en sus cercanías.

La cosa es que Santiago Abascal publicó en su perfil de Instagram la foto del mitin de Zaragoza. Ya la ves aquí arriba. Y , claro, el felino periodista Alberto Aguirre se apresuró a publicarla en “La Verdad” para que al día siguiente al bueno de Luis le llegaran cientos de guasaps y sms de los arribistas de siempre, incluidos peperos reconocidos, presentando sus credenciales. Ver para creer.

 

Yo no sé si al final Gestoso abandonará el retiro y se decidirá por volver a la política de la mano de un partido al que las encuestas comienzan a darle entre seis y siete diputados en el parlamento regional. Me consta su respeto a la organización territorial y en especial hacia Pascual Salvador. Pero mi sabueso infiltrado insiste en asegurarme en que Luis será en Vox lo que él quiera ser. Ojo al tema porque, si eso llegara a producirse, Fer, Noelia, Víctor y demás #hijosdePAS se echarían a temblar. Para un Gestoso comprometido con la regeneración, los herederos del “lumbreras” no son interlocutores recomendables. Teodoro toma nota.

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *