Vox tiene voz. Y no es voz de las claman en el desierto. Es la voz de su recién nombrado coordinador general, Luis Gestoso. Un pura sangre de la política, curtido en las filas del pepé, al que renunció por los casos de corrupción y por la pérdida del discurso de defensa de la unidad nacional, según explicó en su día. Es un tipo con valores y de pocos apaños. Santiago Abascal tiene una enorme confianza en él, no en vano Luis pertenece a su circulo más cercano ( ver articulo publicado en su día en este blog) y asegura tener “manos libres” de la dirección nacional para que se ate aquí, quede atado en Madrid. Y viceversa.

–Algunos creen que vamos de farol– me asegura en conversación mantenida esta misma mañana—y se van a llevar una buena sorpresa. Vox no va de farol. O entramos en el gobierno regional en la proporción que corresponde a nuestros cuatro diputados o no habrá acuerdo. Y si alguien nos desprecia puede que se encuentre con una sorpresa muy gorda.

 

Decíamos ayer, fray Luis de León dixit, que la estrategia de votación de los diputados voxeros para provocar la elección de Castillo en segunda ronda, había sido un aviso a navegantes. Gestoso es un viejo zorro de la política y se las sabe todas. Y tiene clara su hoja de ruta “ si el pepé permite que Ciudadanos nos ningunee”.

 

La fórmula Gestoso no es difícil llevarla a la práctica sobre el papel parlamentario. Vamos a ver: si pepé y Ciudadanos proponen a López Miras para presidente sumarían 22 diputados. Es decir 22 síes. Pesoe y Podemos sumarían 19 diputados. Es decir, 19 noes. Si de los cuatro diputados de Vox, tres votan no y el restante se abstiene, ¿qué tenemos?. 22-22 y una abstención. Y si esa votación se repite regularmente las veces que contempla el reglamento de la Cámara, ¿qué sucedería?. Pues la disolución del parlamento regional y la convocatoria de elecciones. Precedentes haberlos haylos. Incluso en el panorama nacional reciente.

 

Nuestros votantes son gente de principios y quieren que se nos respete. Tenemos muchísimas comunicaciones de nuestros militantes que no quieren que se repita un pacto a la andaluza. Eso está descartado. Por tanto que no esperen de nosotros otra alternativa que la de entrar en el gobierno. Porque no hay otra”.

 

Gestoso tiene noticias de que populares y centristas han pactado seis consejerías de color azul y cuatro de color naranja. Y que los populares , en ultimo caso, podrían ofrecerles direcciones generales y otros cargos intermedios en sus seis consejerías … y hasta la Presidencia de la Autoridad Portuaria, cargo que persigue como alma en pena, el zigzagueante Paco Bernabé.

 

“ No nos vale eso. Es que si a seis diputados le corresponden cuatro consejerías, qué menos que a nosotros nos correspondan dos. Queremos ser tratados de igual a igual. Nosotros y nuestros votantes aspiramos a que si hay un acuerdo sea para fijar las partidas presupuestarias concretas que demanda nuestro programa y eso pasa por tener capacidad para ejecutarlas. Aquí no valen componendas. Y , si no es así, vuelvo a repetir: habrá sorpresas”. Gestoso piensa que al final Ciudadanos pactará con el pesoe “porque lo que en realidad buscan es hundir al pepé y nos necesitan a nosotros como excusa”. Los cordones sanitarios son inadmisibles para Vox, asegura. Y hasta aventura alguna que otra sorpresita en algún ayuntamiento este sábado a modo de nuevo aviso a navegantes. No van de farol.

 

EL COCIDO NO ESTÁ SERVIDO

Es decir, a pesar de que nos quieran vender Luengo, en plena carrera por posicionar sus ambiciones en la lista sucesoria regional de su partido, y Teo García, el cocido no está servido. Y si la posición de Vox se mantiene, hasta puede que cambie de mesa. Claro que ahí también hay sus aristas. El incidente Hervìas-Conesa en la cafetería de la Asamblea Regional no fue tal y la mejor prueba es que ambos intercambiaron sus números de móvil para mantener un contacto directo. Ojo al dato. Quizá fue eso lo que sacó de sus casillas a Valle Miguélez, acostumbrada a acaparar a su dirigente nacional cuando éste visita la Región. Tanto que hasta en dos ocasiones, según testigos presenciales, Miguélez trató de llevarse del brazo a Hervías y alejarlo de la conversación que en esos momentos mantenía con el líder socialista. No fue un gesto que pasó desapercibido para nadie, incluido el propio Fran Hervías quien podría estar hasta el moño de tanto marcaje directo de su secretaria de organización territorial, conocedor de la muchas voces que comienzan a alzarse en el seno del partido naranja contra la capacidad de Valle y su responsabilidad, junto a Garaulet, en una dirección de campaña para muchos desastrosa. Mario Gómez, el hombre que ha acabado aceptando la coalición con Ballesta, es una de las voces críticas con mayor resonancia dentro de la formación naranja. Hasta el punto de que alguno de los más cercanos a Gómez ha llegado a comentar jocosamente en corrillos con algún periodista presente el hecho de que Valle Miguelez se cambiase de vestido dos veces en la jornada parlamentaria. “Igual confundió la Asamblea con la pasarela Cibeles”, llegaron a comentar. Un comentario anecdótico y no demasiado fundamentado si analizas las galerias de fotos y atiendes a alguna compañera de Valle que no se separó de ella en toda la jornada. Además, y si se hubiese cambiado, ¿qué?. Yo tenía en mi despacho de la Asamblea una chaqueta de repuesto y una corbata. Como de ser cuando hay una jornada larga y puede surgir cualquier imprevistro. Al final, lo que tantas veces te he dicho: amigos, enemigos y compañeros de partido. Y no es un secreto que en algunos sectores de Ciudadanos las aguas bajan un poco revueltas desde hace tiempo. Nada que no suela ocurrir en cualquier formación política. Y más en una de un fluido de militancia de origen tan complejo y variado.

“Valle, deja a Fran que nos escuche. Ya que por lo visto no le habéis trasladado correctamente nuestras propuestas, déjalo al menos que nos escuche aquí, en la asamblea regional donde reside el poder legislativo de todos los murcianos. A partir de hoy , por lo menos, va a tener una interlocución directa” dicen que le espetó el líder socialista a la dirigente regional naranja. Alguno de los espectadores cercanos al encuentro también comentó no menos jocoso: “ igual Valle temía que Conesa le hablara a Hervías de determinadas influencias de Trinitario o de Albarracín en los acontecimientos de los últimos días. Y no era esa la intención del secretario general socialista, un hombre habitualmente muy bien informado”.

En suma, que hay partido y está abierto. Puede que al final haya gobierno Frankestein con PAS al volante, puede que Vox haga caer el castillo de naipes, puede que Gestoso se salga con la suya con su formula del 22-22 que recuerda al legendario duo Sacapuntas y que podría sacar punta al reglamento para convocar nuevas elecciones. Y puede que Ciudadanos, vista la posición inflexible de Vox, desande sus pasos y negocie un pacto de legislatura estable con 23 diputados que salen de la suma del partido naranja con el pesoe.

–¿Y en ese caso aceptaría Conesa la cuatro consejerías que han pactado con el pepé?

De eso hablaremos, escribiremos, otro día. Después de la publicidad.

 

 

 

 

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *