¿A que no sabéis la última de Isabel Franco? preguntaba Javier Celdrán  la otra tarde a cuatro baladrones y medio que aguardaban turno para colarse en el despacho de López Miras en plena sede pepera. El tono de la voz del consejero de Presidencia fue lo suficientemente alto para que el ladino de mi enano infiltrado que pasaba por allí pegara de inmediato su fina oreja. Mientras unos escuchaban , el consejero favorito de Pedro Antonio iba desgranando de buen rollito lo sucedido, al parecer, el fin de semana anterior.

Había pasado la jodida dana, la puta «gota fría» de toda la vida y a alguien de Presidencia, Moreno for example, se le había ocurrido que cada consejero visitase cinco municipios durante el fin de semana. Ya sabes, la imagen de Gobierno Giuliani (ver artículos anteriores en este blog) cercano,  a pie de barro y cubriendo toda la región. Así que ni corto ni perezoso va Celdrán y reparte los municipios entre consejeros y consejeras , teniendo en cuenta, incluso sus preferencias. Y hasta se reparten las horas del maratoniano finde: Fulanito estará en Ricote a las nueve y media . Meganita irá a La Unión a esa misma hora. Foto, visita al ayuntamiento y a colectivos afectados. Pero rapiditos que a las doce y media tenéis que estar en Mazarron y Ulea. Tú, Zutanito, te vas a Abanilla; Fulanita, a ti te toca Caravaca y Pliego y a Merenganita, Puerto Lumbreras y Totana que yo me quedo por Molina, Lorqui y Ceuti y así aprovecho para saludar a la family.

Para hacértelo fácil . Toda la región repartida con un límite : 48 horas. El Gobierno Miras que todo la abarca. Para aquellos que pensaban que un gobierno de coalición no iba a funcionar. Arrempuja Maruja y echa la aldaba, yo tenía un gobierno que se llamaba…

Sin embargo, el gozo en un pozo, un silencio se cruzó en el relato del aplicado Celdrán. De pronto arqueó el entrecejo y volvió a elevar el tono de su voz mientras que mi enano astuto ya se había agenciado un bol de palomitas.

Y volvió a saltar , otra vez más, el nombre que más se nombra en el cuartel general de los populares. Si ella, la vicepresidenta que quiere ser co-presidenta, Isabel Franco. La única, la special one, la singular e intransferible Franco. Y mientras sus oyentes se quedaban ojipláticos, lo de Celdrán ya no era un relato era una queja. Que si la vicepresidenta va a su rollo, que se salta las agendas, que si recibe a colectivos que nada tienen que ver con sus competencias y que , por supuesto, fue la única que se saltó el programa, las visitas y el horario. Y lo que es peor; resulta que igual que sucede con la canalla, en política también pisotones .

 

EL PISOTON DE LORCA

Si hemos de dar crédito al relato javeriano, y yo se lo doy, la cosa llegó a mayores cuando a la vicepresidenta que quiere ser co-presidenta no se le ocurrió otra cosa que irse a Lorca ( feudo del presidente ) y sin avisar a sus colegas. Llegó a las once, se entrevistó con el alcalde socialista y tras darse un garbeo siguió su personal itinerario. Imagínate ahora lo que sucedió cuando a las doce y pico el que llega a Lorca de nuevas no es otro que Fernando López Miras , acompañado de su habitual corte, para ser informado por el alcalde socialista de que lo que él pretendía hacer ya lo había hecho su vicepresidencia. Faltóle tiempo a Diego jota para llamar a su jefe Diego Conesa y contarle la peripatética situación que acababan de protagonizar Isabel y Fernando, monta tanto y el anillo ¿pa cuando?.

 

UN DESPACHO EN SAN ESTEBAN Y PACO ALVAREZ NO VA A EUROPA

 

A todo esto, López Miras ya había abandonado su despacho y se había incorporado al corrillo mientras mi enano infiltrado que ya había acabado con las palomitas devoraba una bolsa de piruletas que Toni Almarza tenía escondida en una estantería. La cosa fue a más , no creas. Que resulta, decían en el improvisado sanedrín popular, que la vicepresidenta que quiere ser co-presidenta ha pedido disponer de un despacho en San Esteban. Que ella entiende que este gobierno es bicolor y que en palacio residencial no solo debe haber azul sino también naranja. Que en su visión política de la situación entiende que de esa forma , presidente y vicepresidenta con ánimo de co-presidenta estarían más cerca, más coordinados y hasta podrían compartir agenda. Lo antedicho. Y el anillo, ¿pa cuando?.

Miras dice que no, que nada que de ninguna manera. Que santa rita es rita y no da lo que se quita. Y se mantiene firme, no te creas. Otra muestra que te va a llamar la atención, cuando menos: resulta que la Comunidad tiene que nombrar un suplente de López Miras para cuando este no pueda asistir al Comité de las Regiones, órgano en el que la región cuenta con un merecido prestigio bien ganado desde la etapa de Ramón Luis Valcárcel. Bueno, pues a Isabel Franco, perteneciente al llamado “clan de Alcantarilla” no se le ha ocurrido otra cosa que proponer para tal suplencia al denostado líder de ese clan, Paco Alvarez, sin caer en la cuenta de que el actual diputado regional no pertenece al cuerpo ejecutivo de esta comunidad autónoma, sino al legislativo. Otro no que es no.

 

FRANCO, EN LA COMISION DE SECRETARIOS

La cuchipandi que se había formado en la sede popular a estas alturas de la peli no te la puedes imaginar. Mientras Víctor Martínez hablaba de no se qué historia del director de gabinete de la vicepresidenta en Feremur, Violante , que acababa de incorporarse, contaba las múltiples muestras de cariño que sigue recogiendo al día de hoy por colectivos que les gustaría verse mas atendidos y un asesor de prensa deslizaba que la vicepresidenta también había pretendido colocar al periodista Willie Hermida, técnico de apoyo en la Asamblea Regional en la actualidad, en el gabinete de prensa de San Esteban con el fin de controlar el reparto publicitario a los medios de comunicación.

“No seais malos, sentenció López Miras, que lo que me ha pedido Isabel Franco es formar parte de la comisión de secretarios y se lo he concedido”

A lo que el resto de escuchas acabó respondiendo.

“ Y el anillo, ¿pa cuando?”

 

Este enano infiltrado mío de todo se entera, oye.

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *