A veces, ya lo sabes, la política se reduce a un quítate tú para que me ponga yo. O un si no te quitas, te quitan. Incluso hay casos en los que todo se deriva a un no me pongo para que no me quiten. Al final ocurre lo de siempre. La política se hace menguante cuando en vez de intereses colectivos se administran egos personales. Tres historias y un amarre. Isabel Franco, Miguel Sánchez y Alberto Garre. Vayamos por partes.

 

Miguel Sánchez es un buen tipo. De los que se comen marrones y tragan sapos sin rechistar. En esta legislatura que ahora acaba se ha comido unos cuantos. Ha hecho la travesía del desierto quizás sin brillantez pero sí con indudable dignidad y bonhomía. Pero Miguel Sánchez no gana elecciones. No debe y no puede. Entre otras cosas porque en su propio partido no confían en él. No lo hicieron ni siquiera el día que con su cara de bonancible canónigo sin casulla anunció su deseo de presentarse a las primarias. Al cuarto de hora ya había conmilitones ( ya sabes que en política hay amigos, enemigos y compañeros de partido) bisbiseando que aquel anuncio no iría a ninguna parte. Y así ha sido. La dirección nacional de Ciudadanos hace tiempo que lo descartó. Y hace meses que comenzaron las maniobras. Primero le fueron minando desde dentro a los más fieles y próximos. Comenzando por el hijo de un prestigioso ex político regional del que filtraron ( ellos, no otros) un asuntillo que lo puso en el disparadero. Luego vino la salida propiciada de otro sanchista reconocido, el anterior secretario de comunicación , José Luis Ros para que su puesto lo ocupase, casualidad de casualidades, Isabel Franco una periodista con alguna experiencia en Onda Regional y GTM Televisión ( donde sustituyó como presentadora de un programa nocturno a María José Alarcón, actual secretaria de comunicación de Somos Región, en un proceso no exento de cierta polémica de presunto arribismo) y cuyas especialidades son la comunicación en redes y el asesoramiento sobre responsabilidad social corporativa. Aquel nombramiento, como ahora ha quedado demostrado no fue baladí. Fran Hervías, el poderoso secretario de organización de Ciudadanos, comenzaba a verla como la “Arrimadas murciana” y , aunque en el interín del partido algunos le encomendaban a Santa Lucía para que le guardara la vista, este geógrafo catalán, al que algunos comparan con el señor Lobo de Pulp Fiction, siguió en las suyas. El pasado fin de semana cogió el coche se vino a Murcia para reunirse en un céntrico hotel con Miguel Sánchez y decirle a la cara y por todo el morro que no, que nada , que de ninguna manera. “Estamos contentos contigo, el partido será generoso contigo, pero no das el perfil y debes dejar paso a nuestra candidata”. Más o menos. Y Miguel, como disciplinado hijo de guardia civil, se cuadró y asumió el papelón. Al día siguiente, Isabel Franco anunciaba su candidatura y un tuit del señor Lobo Hervías la bendecía como candidata oficialista. Habemus Arrimadas en Murcia, Albert. Si non e vero e ben trovato. Tú ya me entiendes.

Isabel Franco tiene todo el derecho a intentarlo. Faltaría más. Y no seré yo quien se lo niegue, a pesar de que no me gustó nada la polémica que sostuvo en su día con el candidato regionalista al Ayuntamiento de Cartagena, Pedro Sabiote, a cuentas de su obsesión por salvaguardar a su amiga Noelia Arroyo. Es mujer entre candidaturas masculinas y me llegan referencias de que es persona trabajadora, constante y forjada en la adversidad tras haber superado una difícil enfermedad. Vamos a esperar el resultado. Pero , de momento, lo que es indudable,es que la falta de pericia del señor Lobo ha metido al partido en el berenjenal de la “vieja política” de la que tanto dicen renunciar. El tuit de Fran Hervías animando a Isabel Franco suena a designación digital. Súmales también los de los dirigentes regionales Valle Miguélez y Francisco Alvarez. Para que al final entre todos hayan conseguido poner en discusión el proceso de primarias abierto, se supone, que con garantías de igualdad de oportunidades con los otros aspirantes: Javier Pérez, ex director general de urbanismo con el pesoe, Oscar Pozzatti, Francisco Morales y el funcionario cartagenero, Leonardo Pérez. Malestar, suspicacias y todo un proceso de primarias cuestionado. Las cosas que mal empiezan, mal acaban; dice el refranero.

 

 

GARRE PASA DE LAS GENERALES, PÍO PÉREZ EN LA RECÁMARA

 

Somos Región acudirá a la cita electoral de las generales. Pero no con Alberto Garre en el cartel. El veterano político ha renunciado a encabezar la lista para el 28-A. Lo hará otro en su lugar. Cuando la otra noche, en una reunión del comité de dirección, otro avezado político como Antonio Hernández Cava le hizo ver la idoneidad de su candidatura, Garre le ofreció una respuesta sorprendente:

 

–Eso sería un fraude porque yo ya he anunciado mi candidatura a las autonómicas.

 

Garre es muy libre de adoptar la decisión que quiera. Otra cosa es que esa decisión pueda parecer coherente con el discurso que ha venido manteniendo ( ver artículo anterior en este blog). Hay quien asegura que el propio Garre le ha comentado confidencialmente que hacerlo ahora sería un “suicidio” . Otra cosa es que esa decisión de pasar del 28-A con toda la hemeroteca acumulada sea críptica, complicada , nebulosa y abierta a múltiples elucubraciones.

El caso es que ahora se busca candidato garrista para las generales. El primer nombre que sugiere el propio Garre es el de Pío Pérez, ex diputado lorquino del pepé con experiencia en el parlamento nacional. Un político noble y leal que tendrá que estudiar la sugerencia. En suma, el partido regionalista tendrá que trabajar muy duro para remontar los vaticinios de las encuestas. Y más con el líder natural del partido que tantas veces ha mirado al Congreso para descalificar a los “diputados del voto, cobro y callo” (sic), voluntariamente fuera de lista.

 

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *