Decíamos ayer que con la salud no se juega. Decíamos ayer que lo primero que hay que pedirle a un político es que gestione con eficiencia la sanidad y la educación. Y decíamos ayer, parafraseando a Fray Luis de León cuando fuera restituido en su cátedra después de ser censurado, boicoteado y presionado   ( que es lo que pretende hacer conmigo cierto tuercebotas) , que en la actualidad reciente de esta región se han producido dos casos con resultado dispar y la incoherencia de por medio. Vamos a ello.

La hipótesis de que en la destitución del actual presidente del Real Murcia, José María Almela ha obrado una “mano negra” sube enteros. Si la explicación primaria era que el cargo de presidente grana es incompatible con la dirección del hospital “Lorenzo Guirao”, porqué no se hizo lo mismo con el bueno de Domingo Coronado cuando llegó a compatibilizar tres cargos: alcalde, diputado regional y director del “Virgen de la Arrixaca”, nada menos. Podría poner más casos, es decir más huevos en el cesto. Tú ya me entiendes.

 

EL TUIT SOBRE EL MÁSTER DE CASADO

No, las cosas no han ido por ahí. Almela, que ya fue cesado en su día junto con Luis Aguirán, por un enfermero al que “premiaron” con la gerencia por sus servicios desde el SATSE, es un corredor de fondo. La prueba es que luego fue director médico en el Hospital de Lorca y acabó regresando a Cieza, con concurso de por medio.

Ahora te vas a enterar, aquí ya no hay secretos, de la verdadera intrahistoria del cese de Almela. Ya sabéis, os lo contaba ayer, que el actual mandatario grana es un poco rojeras y esas cosas como que no se digieren bien en San Esteban. Nadie me lo tiene que explicar porque lo he sufrido en primera persona. Cuando como creador e impulsor del Foro Nueva Murcia aposté por la pluralidad y por dar protagonismo a gentes de otras cuerdas como Miguel Sebastián, María González Veracruz, Patxi López, Trinidad Jiménez, Albert Rivera o Luis Garicano, Pedro Antonio y los #hijosdePAS, con Noelia Arroyo, a la cabeza y con la colaboración extraordinaria de sus cofrades Albarracín, Avilés, Francisco Sánchez Cano y Ana Belén Martínez llevaron a cabo una campaña tan asfixiante que al final tuve que decirles , para bien de la supervivencia del foro, aquella frase que tanto repite mi amigo Antonio Gómez Fayrén, últimamente metido a presentador off course de pinganillos peripuestos, entre otras muchísimas facetas : “Federico Pérez, se despide de ustedes”.

Queda , por tanto, claro que entre ninis y nanos del actual pepé ( no confundir con el anterior donde abundaban gentes de mayor tronío) no se acepta eso de llevarles la contraria. Y claro, sucedió lo que tenía que suceder:

Tú ya conoces el caso del máster de Pablo Casado. Para qué entrar en más detalles . Pues a Almela , Txema o Chema, no se le ocurre otra cosa que poner un tuit criticando a Casado y a su master-expréss. Vade retro Satanás. Hasta aquí hemos llegado. Y para mayor desgracia de Almela, el dichoso tuit cae en manos del ínclito López Miras.

–Quien es este Almela?. Quitadmelo de en medio, se pudo haber escuchado por los pasillos de San Esteban.

Y claro, faltaría más. Villegas , Asensio y Cía se pusieron prestos al asunto. No había que contrariar al jefe. Y máxime si lleva el pinganillo de PAS en la oreja. El resto ya lo sabes. Como diría el bueno de Romanones:

–Joder, vaya tropa…!

CASO “VIRGEN DE LA CARIDAD” : FERRER NO PIDE PERDÓN

 

El otro caso del que hay que seguir escribiendo es el del hospital “Virgen de la Caridad” vendido recientemente a un fondo de capital-riesgo con la dosis de especulación que ello pueda suponer y la sentencia condenatoria reciente del juzgado número 1 de Cartagena debido a los retrasos/errores en las pruebas diagnósticas que se realizaron a la paciente P.S.A. quien meses más tarde falleció a causa de una metástasis. Había acudido al “Virgen de la Caridad” a que le exploraran un bulto en el pecho. En las pruebas que le hicieron no le informaban que tenía cáncer. Meses después, y como el bulto seguía creciendo, decidió pedir una segunda opinión y acudió al “Hospital Santa Lucía”. El resultado , desolador. La paciente padecía un cáncer ductal infiltrante.

A José María Ferrer, claro, no le ha gustado lo que escribí y lo que sigo escribiendo y me ha mandado a una especie de Maestro Ciruela, ya sabeís, aquel que no sabiendo leer llegó a poner escuela, con la vana pretensión de cerrarme la boca. Suele suceder con aquellos que no entienden ni de libertad de expresión, ni de libertad de información que son dos principios fundamentales de este blog. En lo que sí aciertan Ferrer y su correo es que este tema me afecta familiarmente. En efecto, estoy muy sensibilizado con el cáncer de mama, tengo un familiar directo que lo padece y me afectan episodios como el sucedido en un hospital que puede ser muy privado ( de hecho ya pertenece a un fondo de capital riesgo liderado por el banquero Corcóstegui), pero en el que , según el propio López Miras, se van a hacer este año nada menos que quince mil (15.000) pruebas diagnósticas con cargo al erario público. Es decir, a los bolsillos de todos los contribuyentes.

El doctor pediatra José María Ferrer como profesional y como persona merece todos mis respetos. Pero como gerente de un hospital tiene una responsabilidad “in vigilando” de lo que allí suceda o haya sucedido. Y por los protocolos que se apliquen. El SMS no puede cesarlo porque es un centro privado, eso ya lo decíamos ayer. Pero él si debería planteárselo. Y no se trata de poner en tela de juicio a la sanidad privada. Yo soy paciente asiduo del Hospital “Virgen de la Vega” en Murcia y mi experiencia es altamente satisfactoria. Claro que puede haber errores. Todos sabemos, los sanitarios los primeros, que la medicina es una actividad de riesgo. Pero también son otras cuestiones.

Ayer estuve hablando largo y tendido con el abogado que ha llevado el caso de la paciente fallecida, Ignacio Martínez. Hay detalles del proceso que resultan especialmente llamativos como los peculiares baremos que se utilizan en estas lamentables situaciones. Pero lo que más me llamó la atención fue cuando Ignacio me confió lo siguiente:

Nosotros desde la asociación “Defensor del Paciente” ante todo somos mediadores. Y en este caso nadie del Hospital se puso en contacto con la familia para dar un consuelo o simplemente para pedir perdón. A veces una llamada, un gesto, un apoyo a quien está sufriendo un inmenso dolor hace mucho más que cualquier indemnización. ¿Ferrer pidió perdón?. En absoluto, no lo hizo”.

 

Poco más hay que agregar. No sé tú. Pero yo es que me pongo en el lugar del hijo de la víctima y se me pone el vello como escarpias.

 

 

 

LA PREGUNTA SIN RESPUESTA

 

¿Por qué la Consejería de Salud no realiza cursos formativos sobre los derechos del paciente y sobre cómo actuar cuando se ha podido cometer un error o una negligencia?

 

 

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *