Hay cosas que cuesta creérselas, te lo confieso. Te las cuentan y no te las crees. Luego tienes que buscar confirmaciones por otros lados. Y al final , cuando las encuentras, terminas ojiplático, perplejo, atónito y estupefacto ante lo que algunos son capaces de hacer. Me había contado mi enano infiltrado que Pedro Antonio Sánchez, padre político de toda esa banda de #hijosdePAS que aspiran a seguir malgobernándonos, estuvo hace bien poco en su antiguo despacho de San Esteban. Ese mismo que tuvo que abandonar forzado por las importantes causas judiciales por presunta corrupción que le persiguen. Y además que tan enjundiosa visita la hizo acompañado de su pelele y actual inquilino del recinto presidencial. Toma higos Pepa, que se agusanan.

Bueno, por disparate que parezca, parece que existieron cita, visiteo y convidado. Hace unos pocos findes, sábado para más detalles y coincidiendo con una reciente visita de tan ilustre vecino de Miami a estos terruños para ir dando respuesta a los señores de la toga. Mas o menos por las mismas fechas en las que saltaba la noticia de un nuevo caso judicial que le amenaza por delitos, según la Fiscalía, de presunta malversación, fraude de subvenciones y falsedad continuada. El caso es que, muy lejos de la preocupación, padrino y ahijado, mecenas y sostenido aparecieron con la sonrisa oronda de un canónigo beneficiado y después de haberse metido entre pecho y espalda una buena comilona; que tampoco es el caso de pasar necesidad. Al Palacio entraron, en el Palacio estuvieron y del Palacio salieron con la lección bien dictada y aprendida.

 

El tema es grave aunque no nos escandalice. O por mejor decirlo, es muy grave porque no nos escandaliza como debiera. Este pepé regional sigue dirigido desde Miami vía pinganillo. No hay decisión que no se consulte con este lumbreras cuyas agarraderas solo se llegan a suponer. La señora que actúa como su comisaria política, Eva Reverte, hace y deshace a su antojo en la sede del partido. Las listas pasan por el filtro del amo. Y la tesorería también. La liquidez que dejó el ex gerente Almarza, me cuentan, pronto será historia. Los gastos e imprevistos fluyen como agua por canasta igual que se dispara el mosqueo de bastantes juntas locales. “Esto ya no es lo que era” se escucha decir a un presidente local al que le han pedido que devuelva un anticipo. Y hasta las cuentas del grupo parlamentario se ponen en discusión. Tanto que, ojo al dato, bien haría la letrada secretaria general de la Asamblea Regional, mi admirada Encarna Fernández de Simón, en tenerlas a buen recaudo no vaya a ser que al final tenga que llamar a los de carglás. Ella me entiende. Mucho control y transparencia sobre todo en lo que pueda afectar a determinados servicios de asesoramiento jurídico. Y hasta ahí puedo leer, que diría el otro.

 

Hablan de renovación y lo que han generado es un malestar interno tremendo. Los episodios de Díez de Revenga y del suegro del consejero Rivera demuestran que los estándares de regeneración, como corresponde al amo que los manda, han vuelto a bajar el listón. La respuesta de la militancia no es para tirar cohetes como se demostró en el mitin cartagenero de Antigones también conocido por “el mitin de las sillas vacías”. Y en cuanto a las previsiones electorales, qué quieres que te diga. Batacazo es poco.

 

Al final, el dúo dinámico ( distrópico diría yo) PAS y FER van a dejar los 33 diputados que heredaron, en 13. Palmo arriba, palmo abajo. Sabiendo que PAS sigue detrás, no es previsible que otros partidos apoyen un gobierno en el que este peligroso sujeto siga mangoneando. Si acabaran yéndose a la oposición, como parece, estos ninis de PAS no sólo caerían en barrena . Sería mucho más apocalíptico. Y el caso es que, entre tanto zombie político que fuera de la política no tiene donde caerse vivo, la cosa no tendría mas importancia, si no estuviera en juego la pervivencia de una formación otrora pujante y siempre necesaria . Con episodios como el de la triste visita al despacho de San Esteban lo que se transmite, fuera de fanfarrias, romerías , campañas y ruedas de prensa contradictorias de un portavoz errado( sin h y con h) es la imagen de un presidente débil, sin personalidad, al pairo de lo que le dicte el mulá que lleva al partido, derechito, al caos. Tras el 26M no sólo habrá menos poder político, sino mucha menos tesorería. Los ingresos caerán en picado hasta tal punto, que muchos militantes ya atisban la posibilidad de que la sede regional, el gran activo del patrimonio popular forjado por Valcárcel, tenga que ser vendida. Crisis agónica. Llegarán entonces tiempos de refundación. Y con el verano llegará el relevo imprescindible, en el que ya hay quienes están trabajando. Para que estos #hijosdePAS acaben siendo historia negra. Como una mala pesadilla.

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *