El EGM pone a temblar a Onda Regional, a la política audiovisual del gobierno , al modelo de gestión y al mismísimo lucero del Alba me cuenta el enano infiltrado, ese pequeño tribulete que en todas partes se mete. La última entrega del EGM ha hecho temblar hasta los cimientos de la emisora autonómica, donde el enano ha estado disimulado haciendo sus pesquisas en las últimas semanas. El EGM (Estudios General de Medios) puede que no sea la mejor herramienta del mundo, ni siquiera la más fiable, pero es la herramienta multimedia que hay para analizar las audiencias que corresponden a cada medio de comunicación. Detrás del EGM está la AIMC (Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación) y sus informes, mediante encuestas, miden los lectores, oyentes y audiencias de periódicos, revistas, radios y televisiones.

DIEZ MIL OYENTES

En Onda Regional, la radio de casa y tan de casa, discrepan del EGM porque entienden que sus datos son muy rácanos con el esfuerzo considerable que hace la emisora. Lo cierto y verdad es que el último informe sitúa a la emisora autonómica en el umbral de los diez mil oyentes de promedio diario de lunes a domingo . No faltará quien piense que diez mil oyentes son muy pocos oyentes para una radio que nos cuesta a los contribuyentes casi cinco millones de euros. El dato tampoco es baladí porque es del que beben, entre otros, los anunciantes. Aunque también es cierto que una radio de servicio público, que ofrece lo que otras no pueden ofrecer, no se basa, obviamente, solo en la mercadotecnia. Pero cuando sale al mercado de la publicidad, para el resto de emisoras comerciales puede suponer un caso de competencia desleal. Así se lo comenta al enano más de un director territorial de cadena radiofónica nacional.

LA POLEMICA RATIO: 500 EUROS POR OYENTE

El análisis de estos datos, así expuestos,  es insatisfactorio. Y si hablamos de ratios inversión/oyentes tendríamos que irnos a un cociente un tanto cruel: cada oyente de la radio autonómica, nos dicen en el seno del propio ente RTMR,  le puede costar al erario público, también en tiempos tan críticos como los actuales, un poco más de quinientos euros “per capita”. Si la radio te supone una inversión presupuestaria de cinco kilos y llega a poco más de diez mil oyentes, el enano echa sus cuentas. Cinco millones dividido por diez mil igual a quinientos. Picos aparte. En Onda Regional, las cuentas son otras . Atendiendo al servicio público , a la cobertura de eventos y a las horas de producción propia, la radio pública le cuesta al ciudadano murciano poco más de un euro al año. Por otro lado,   al enano le aseguran que según el último EGM, Onda Región llegar a tener en la región menos audiencia que “Es Radio” ( la cadena de Federico Jiménez Losantos) con un presupuesto regional, nos aseguran quienes la administran, que ronda los veintinco mil euros anuales. Las comparaciones además de ser odiosas, mejor no hacerlas. Y me explico.

CHURRAS CON MERINAS

Los datos están ahí .Y son los que son. Pero vamos a ser justos, enano. A mí personalmente no me termina de convencer esto de equiparar radios comerciales con emisoras de servicio público porque siempre me ha parecido que al final viene a suponer el mezclar churras con merinas.  ¿Con qué medio comparamos a Onda Regional , for example, cuando llegan una Dana, un terremoto o unas elecciones autonómicas, estas últimas para que todos los ejemplos no sean trágicos?. Son momentos de servicio público y la radio pública cuando llega la ocasión, hace unos días en Lorca lo volvió a dejar patente, cumple con su servicio sin pestañear. Ahora bien, entre lo uno y lo otro existen el análisis y el método . Y como consecuencia de lo uno y de lo otro, el modelo. En esta Región el tema de lo audiovisual está aparcado demasiado tiempo. Hay que ir a un nuevo modelo. Comenzando por el Ente RTRM, que es una especie de holograma de sí mismo con las funciones recortadas, muy poco operativo para otra cosa que no sea gastar presupuesto. Le cuentan al enano que esa es la cantinela de la socialista Piti Alarcón, periodista con largo currículo profesional,  cada vez que se reúne el consejo de Administración.

 

CESE DE DIEGO CARVAJAL EN RTRM

RTRM ( Radiotelevisión de la Región de Murcia) está dirigida por el periodista Mariano Caballero y su secretario general hasta hace unos días era otro periodista, Diego Carvajal, un veterano de la administración autonómica con reconocidos conocimientos en lo audiovisual. Carvajal ha sido cesado en sus funciones por Mariano Caballero y ahora anda destinado en Agricultura en un despacho en las cercanías de Víctor Martínez. El primero no quiere hacer declaraciones aunque en su entorno señalan fuertes discrepancias con la gestión del director general que tuvieron su punto álgido cuando hubo que indemnizar a dos agentes publicitarias despedidas por Caballero con ochenta y cinco mil euros con sentencia judicial desfavorable. Los roces eran constantes porque el primero no entendía, ni entiende, que todo un director general se dedique casi en su totalidad a llevar el departamento comercial y de publicidad. Carvajal siempre ha sido partidario de buscar un cambio de modelo que permita al Ente controlar más el servicio público de la televisión autonómica y reducir gastos en la emisora de radio para hacerla más funcional y operativa.

CABALLERO: “UN SIMPLE CASO DE PERDIDA DE CONFIANZA”

Consultado al respecto por este confidencial, Mariano Caballero señala que se trata de “ un simple caso de falta de sintonía y de pérdida de confianza. Y no voy a entrar en más detalles. Ahora habrá un nuevo secretario general de perfil técnico y a seguir adelante”.  Caballero también se muestra disconforme con el EGM de los diez mil oyentes. “ No recoge ni mucho menos el reconocimiento social que existe en esta Región hacia una radio que hace diecinueve horas de producción propia. Una radio de servicio púbico. ¿Otro modelo?. No soy yo quien tiene que decirlo. Esa es cuestión de acuerdo político. Yo trabajo con las reglas que me vienen marcadas y con esas reglas estamos haciendo una radio equilibrada”.

TV-RADIO: VASOS COMUNICANTES

Houston tenemos un problema. Y el problema está en la ausencia de soluciones. Buscar fórmulas porque haberlas , haylas.  La TV autonómica está pendiente de que se resuelva el concurso de adjudicación y veremos a ver si, al paso que va la mesa de calificación,  se resuelve antes del verano próximo. En mi opinión el actual modelo ha supuesto una pérdida de control público favoreciendo en muchos aspectos, la gestión independiente del concesionario. Revisable. Y tampoco permite otra alternativa que cualquier avezado gestor de medios de comunicación pondría sobre la mesa. Un servidor, modestamente, hace tiempo que la viene proponiendo: establecer vasos comunicantes entre la radio y la televisión autonómicas . Esa reforma permitiría dar solidez al proyecto audiovisual  en todos sus vertientes. La tele podría beneficiarse de excelentes profesionales radiofónicos como Isabel González, Alicia Parra, Carmen María Conesa, Leticia García, Joaquín Azparren, Marta Ferrero, Sergio Gómez, Fernando Vera, Paulino Ros, Gregorio León, Fermín Noaín y tantos otros que podrían hacer sus aportaciones al contenido televisivo porque son buenos profesionales y además polivalentes. La radio , por su parte, ganaría en agilidad con menos chotas y reviejos en la trastienda, y hasta buscaría fórmulas menos demodés ,más imaginativas y atractivas para mejorar sus franjas más castigadas por la audiencia. Hay autonomías, y alguna de ellas bastante cercana, que hace años optaron por la fórmula: música, boletos informativos y programas de servicio público. Y para lo demás, mastercard. Tu ya me entiendes. Si para algunos la Onda puede ser un juguete para hacer la radio vintage de los años ochenta, caro juguete. Por San Jacinto y por febrero, no tomes el sol sin sombrero.

COMO EL ASNO DE BURIDÁN

Imaginación, voluntad política y reforma de modelo. No hay otro camino para salir de este atranque audiovisual en RTRM. Así Mariano Caballero podría ser un director general a la altura de sus otros colegas de la FORTA, no el gestor indisimulado, como le acusan, del departamento comercial y publicitario. El control de los espacios de servicio público y sus contenidos no recaería tan sólo en una administrativa tan voluntariosa y trabajadora como insuficiente. Y en el aspecto laboral se normalizaría la llamativa situación actual por la que un redactor de Onda Regional duplica y en ocasiones ( si contamos pluses de edición, de horario, etc.) hasta triplica el sueldo de un redactor televisivo. Incluso esa propuesta modelo de interacción tele-radio mejoraría el malvado EGM de esta segunda, dado que La7 , a diferencia de su ( ¿hermana menor?) sí tiene buenos parámetros de audiencia incluso superando en determinadas franjas horarias a algunas cadenas nacionales. Soluciones y alternativas hacen falta. No vaya a ser que entre unos y otros acabáramos con la RTRM como aquel asno de Buridán. Que terminó estirando el rabo por no saber elegir entre la paja y el heno.

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *