Tú dirás lo que quieras pero a mí me da que esta ministra de transición ecológica  llamada Teresa Ribera , pisar , lo que se dice pisar, no ha pisado un bancal en toda su vida. Mucha jurisprudencia, mucho despacho en Madrid ( y en París) y mucho desarrollo sostenible, pero esta señora nuera de Enrique Bacigalupo, el abogado de Messi y , en su día, magistrado instructor del caso Filesa, sabe de riego por goteo, depuración de aguas o modernización de regadíos lo mismo que yo sé de hablar en chemehuevi. A ella lo que la pone es cerrarnos el grifo del trasvase, preñarnos a desaladoras, hundir a la agricultura más competitiva del país y ya de paso mandar a los socialistas murcianos ( también a los alicantinos) a tomar por donde amargan los pepinos.

A estas alturas de la película tú ya debes saber que esta ministra que amenaza nuestro desarrollo sostenible se ha apuntado al entierro del ATS que pregona un García Page , cuyo gobierno como ya hizo su padrino Pepe Bono antaño , dedica las millonarias pagamentas de los regantes murcianos a construir piscinas en los pueblos de La Mancha. Y además la señora Ribera lo hace sin el menor pudor y con el mayor desprecio hacia Murcia y Alicante. A los regantes los tiene en la salita de espera más de un año. Con los antitrasvasistas riberereños de Castilla La Mancha no sólo se reúne sino que ha tenido la osadía , por no decir otra cosa más fea, de incluirlos en el órgano decisivo de trasvases. Es decir, después de tantos años, si no querías guerra del agua toma dos tazas.

El empecinamiento de Ribera por comprarle a García Page su discurso insolidario va a tener sus repercusiones económicas y políticas . De las primeras, cosa muy seria, hablaremos en su día. De las segundas conviene ir haciéndolo porque esta señora Ribera puede pasar a la historia de esta región como la ministra socialista que dinamitó al partido socialista. Y no exagero . Los murcianos y las murcianas, vamos a ser inclusivos, estamos hasta los recordones de que se juegue con el agua al discurso político más estúpido.

EL 23-23 DE DIEGO CONESA

El secretario general del PSRM, Diego Conesa, tiene un plan: el 23-23. 23 escaños en el 2023. En su círculo más cercano le han contado a mi enano infiltrado (confiesa que ya lo estabas echando de menos) que el líder socialista suele ampararse en lo difícil ( ganar las elecciones autonómicas 28 años después) para asaltar lo que parece imposible ( la mayoría absoluta en el 2023). Es su apuesta, es su convencimiento y es su ilusión . No seré yo quien se la quite.Ni se la discuta.

Precisamente por eso, porque el partido está en fase de renacimiento, pocos entienden entre los socialistas murcianos la actitud y la falta de tacto de la ministra Ribera. No son los únicos . A Chimo Puig el asunto le sabe a cuerno quemado, después de haberse visto descolocado y mirando a la luna de Valencia tras la reunión de López Miras con el presidente de la Diputación alicantina. Cuentan que el enfado de Puig ha llegado hasta más de un despacho madrileño.La estúpida estrategia de Ribera reavivando la guerra del agua, arropando a unos y rechazando a otros, no puede producir otra cosa que un pepé tratando de sacar tajada y unos conmilitones socialistas jodidos ante tanta falta de pericia ministerial. Ábalos llama.

Si Conesa quiere mantener vivo su 23-23 lo primero que tiene que hacer es aliarse con Puig y pedirle a su amigo Pedro Sánchez que ponga orden en un ministerio que tiene que saber distinguir entre cambio climático, desertificacion, aprovechamiento del agua y producción agrícola vital para el PIB nacional.

SOCIALISTAS POR CARTAGENA, ¿ LA VUELTA DE LA ESCISIÓN?

No va a ser un septiembre cómodo para Conesa el que se avecina. No solo por por los problemas externos. También por los internos. La escisión de Cartagena sigue amenazando la unidad del PSRM. Tú ya sabes que la alcaldesa Ana Belén Castejon está expedientada por pactar con Arroyo y Padin un frente antiLópez. Jordi Arce, secretario de organización del PSRM y uno de los dirigentes regionales más discutidos en el partido (ver post anterior en este mismo blog) ha vuelto a repetir hasta la saciedad su convencimiento en que el expediente a Castejon acabará con su expulsión. Yo no entiendo   de reglamentos internos, pero lo que sí detecto es que si tal circunstancia se acaba produciendo , habrá otro palo en la rueda del «23-23» de Diego Conesa. Y éste tan serio como el anterior. Fíjate lo que le contaron el otro día a mi enano infiltrado mientras cartageneaba un rato:

«Si expulsan a Ana Belén Castejón, al día siguiente está en marcha  de nuevo . el partido «Socialistas por Cartagena»

Ojo al dato porque Cartagena es plaza fundamental para alcanzar San Esteban. No hay uno sin l otra . SPC es un partido que surgió por una escisión en tiempos de Pedro Saura y Antonio Martínez Bernal con un protagonista singular el economista y ex concejal Juan Luis Martínez Madrid. Hace algunos años que las aguas volvieron a su cauce , con activistas ilustres para ese arreglo como Paca Baraza, Alfonso Martínez Baños, muy cercano en la actualidad a Conesa, y el actual alcalde de Lorqui, Joaquín Hernández . Quien cerró el acuerdo de los disidentes fue Ana Belén Castejon . Y Juan Luis Martínez paso a ser de inmediato, su mano derecha. Que la crisis está larvada a espera del resultado del expediente es algo que en la trimilenaria socialista pocos discuten.Lo dicho, septiembre complicado para el bueno de Diego Conesa.

 

 

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *