Tarde, muy tarde. Pero al final se va. Noelia Arroyo, aventajada discípula del procesado Pedro Antonio Sánchez, abandona la poltrona de consejera después de todo un año aprovechando los medios y las prebendas de su cargo para ponerlos a disposición de sus intereses electorales en Cartagena ( ver artículo en este mismo blog). En los últimos doce meses ha dedicado más del ochenta por ciento de su tiempo y de sus recursos a ser candidata, no a ser consejera. La cosa no tiene un pase porque esta señora no está sustanciada en el cargo por una elección democrática sino por una designación y , para no prolongar más la incoherencia, se ha resuelto que firme su cese tras el Consejo de Gobierno del día 27 de febrero. Argüirán que lo hace para centrarse en su candidatura. Como si no hubiera hecho otra cosa desde que el dedo mágico de su padrino PAS la designó y el pinganillo FER, obediente y sumiso, la nominó tiempo atrás. Bueno, siendo rigurosos alguna cosa sí que ha hecho. Por ejemplo, llenar determinadas jaulas de generoso alpiste público ( así se explica el trinar de algunos) . O recetarnos muchas de sus genuinas vaciedades. Sus yerros habituales en pláticas y comparecencias; y hasta alguna sansirolada que llega a ser preocupante. La última, más propia de Fray Gerundio de Campazas que de una portavoz del Gobierno, supongo que la conoces : trenes híbridos hasta Murcia “con inercia” y “con el motor apagado”. Que lista es Carlota, que escribe godo con jota.

El cachondeo, la francachela, la jarana, la guasa y el pitorreo que ha despertado tal iniciativa ha alcanzado niveles tan insospechados que ha estado a punto de superar las cotas de chanza, burla y chacota nacional que estableció López Miras cuando propuso la línea aérea Corvera-Manchester United ( con paradas en Rayo Vallecano y Celta de Vigo). En las redes la farra ha llegado al extremo de que alguno ya conoce a la candidata del pepé al Ayuntamiento de Cartagena como “Lady Inercia” o “la candidata inerte”. En política, y más cuando llegan las campañas, uno siempre es presa de sus palabras.

El caso es que Noelia se va con febrero y se abren quinielas de sucesión. Lo probable es que sus escasas competencias se repartan o las asuma otro miembro del Gobierno. Fernando de la Cierva, por experiencia, podría asumir la portavocía, aunque esa decisión conllevaría el riesgo de exponerse al pim-pam-pum de la primera fila. Y él sabe muy bien a qué me refiero. Otro que podría optar a asumir esas competencias de forma natural sería el consejero de Presidencia, Pedro Rivera.

Sin embargo, fíjate lo que te digo, me cuenta mi sabueso infiltrado que hay cierto miembro del Gobierno que está barajando presentar su dimisión aprovechando la salida de Noelia por razones no sólo personales. Y que Miras no descarta remodelar antes de asumir el más mínimo riesgo en un período tan delicado como el que se avecina. En cualquier caso, valga que unos y otros tengan en cuenta que el Consejo de Gobierno entrará en funciones en apenas un par de meses.

DIEGO CONESA, A MEDIADOS DE MARZO

 

El delegado del Gobierno, el socialista Diego Conesa también se va. Diego también ha aprovechado la notoriedad y los medios propios de su cargo para reforzar su candidatura a San Esteban, aunque también es cierto que Conesa, a diferencia del caso anterior, tiene varios procesos democráticos de por medio. Ha tenido incluso, dos errores gruesos. El primero, un vídeo desafortunado rodado en la propia Delegación con mensaje y firma de candidato. Churras con merinas, lo de siempre. Y el segundo, en fecha reciente, apoyando, por lealtad personal, al presidente Sánchez cuando otros presidentes autonómicos, otros líderes históricos socialistas y otros candidatos de su partido advertían de la política errática del gobierno en las negociaciones con los independentistas catalanes.

Conesa aguardará a mediados de marzo para pedir su cese. Quiere despedirse con la variante de Camarillas funcionando. Llegó poniendo paz en las vías y quiere marcharse con una alternativa que permitirá una reducción horaria considerable en el trayecto Cartagena-Murcia-Madrid . Lo cierto es que, errores ya reflejados al margen, su estancia en la Delegación nos ha revelado a un político pausado, sensato y con una alta sensibilización social. Si desde Madrid lo dejan. Si no torpedean su candidatura con más desatinos en la política del agua o en temas tan esenciales como la unidad nacional o la financiación autonómica, Conesa será un serio aspirante a liderar la lista mayoritaria tras la cita electoral de mayo.

Aquí también se suscitan las quinielas : ¿Quién le sustituirá al frente de la Delegación del Gobierno?. Hay, me cuentan, tres opciones.

La primera es la del portavoz parlamentario Joaquín López, un valor sólido del PSRM al que se trataría de rodar como futuro candidato a las elecciones al Congreso de los Diputados. Aquí la duda que subyace apunta a barajar la posibilidad de adelanto electoral en las nacionales. La segunda opción tendría nombre de mujer. Y surge con fuerza el de Gloria Alarcón, actual vicesecretaria general de Economía, Igualdad y Políticas Públicas del PSRM. Mujer de recorrido político y uno de los rostros que Conesa quiere poner en valor. La tercera vía sería la de una simple transición temporal y ahí se baraja el nombre del actual secretario general de la Delegación, Francisco Jiménez o el de una histórica con veteranía y lustre como Teresa Rosique.

 

 

 

 

 

 

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *