No es por meterme en lo que no me importa, pero ten cuidado Miguel. Ten cuidado, Garaulet, porque meterte en el complejo mundo del compro-vendo-cambio político dista mucho de gestionar altas y bajas en Ono. No es lo mismo, Miguel, no es lo mismo. Por mucho que en las reuniones de negociación comiences tu parloteo, le cuentan a mi enano infiltrado en la sede pepera, presentándote como un experto y acreditado profesional del business-talks que va a escribir páginas históricas en un momento histórico ( más bien histérico diría yo); si luego van los Pérez (Miguel Angel y Rebeca) y te hacen julepe con el as y el mono, pues lleváte cuidado Miguel porque tu castillo de naipes comienza a desmoronarse. Si al final de esas reuniones trasnochadoras lo que habéis conseguido tu amigo Mario Gómez (escuela Juan Escudero) y tú (escuela Galdón-Martínez Asensio) es que Ciudadanos se haya quedado con la concejalía de Servicios Sociales, sin su parte fundamental, es decir, los centros de la mujer. Si lo que habéis alcanzado son las concejalías de Empleo, Comercio y Mercados y competencias descafeinadas en Fomento porque los Pérez ya se encargaron de reservar los Grandes Proyectos (La Joya de la Corona de los Presupuestos Municipales) por un cada día más triunfante Ballesta, ya me contarás donde se queda tu bussines y por donde se cuelan tus talks. Y el pepé gobernando sus areas mollares. No es por meterme en lo que no me importa, querido Miguel, pero para ese viaje no se necesitaban alforjas. Tu hazme caso y al burro negro no le busques pelos blancos.Por más que consigáis alguna pedania. Por la escuadra, Miguel. Tu ya me entiendes. Y los demás, también.

 

EL MEJOR ALIADO DE MIRAS

 

Decía Woody Allen que el ochenta por ciento del éxito consiste en estar allí. Y tú bien que te has encargado de estar allí, aquí, acá y acullá. Pero te falta el veinte restante. En el pepé comenzaron a llamarte el mejor aliado de Miras cuando os vieron llegar del bracillete al Teatro Guerra lorquino. Lo que pasa es que últimamente los tienes muy desorientados. Y no es para menos. El teorema Garaulet sí que lleva camino de estudiarse en las aulas. Lo enunciaste el otro día creo que en los micrófonos de Onda Regional:

 

“Si pactamos con el pepé pediremos Educación; pero si lo hacemos con el pesoe pediremos agua”.

 

Toma higos Pepa, que se agusanan. A ver como me atas esa mosca por el rabo, Miguel. Y de paso me explicas, nos explicas, el programa de un partido que se pide competencias en función de con quien pacta. Estas cosas son muy serias, Miguel. No es por meterme en lo que no me importa, pero llévate cuidado. Sé prudente. Cuenta hasta diez antes de irte de la sinhueso ante un micrófono que luego cuesta mucho recoger velas. ¿Cómo es eso de gobernar a la carta según el compañero de cartas?. Explícanoslo , el teorema Garaulet digo, querido Miguel, a más de uno porque debemos andar muy tiesos y no nos entra en el caletre. Ojipláticos nos has dejado con tanta complejidad política saliendo de tu mollera.

 

LOS ‘PODEMITAS DE LA DERECHA’

 

Y otra duda que tengo, Miguel. Yo no sé si como acreditado profesional de las negociaciones podrás explicarnos al resto de vulgares mortales cómo pretendes que tu partido, el partido del cambio según Alberto Castillo en su pregonado discurso institucional, gobierne a dos con los votos de tres. La mesa bien vale una misa que diría nuestro querido presidente radiofónico de la Asamblea.

La segunda parte del teorema Garaulet vendría a decir algo así como lo siguiente.

 

“Gobernaremos con el pepé pero nunca con los podemitas de la derecha ( que es como al diputado naranja gusta llamar a Vox)”.

 

Y aquí habría que volver a precisarte, Miguel. Porque no vaya a ser que luego vengan otros Pérez y te vuelvan a ahorcar el pito doble. El truco del almendruco. Que me estoy viendo venir la jugada. Cuatro consejerías para Ciudadanos( una de ellas con rango de Vicepresidencia). Y cinco o seis para el pepé. Y en estas últimas a repartir unas cuantas direcciones generales, alguna presidencia de empresa pública y hasta esa Presidencia del Puerto de Cartagena que tanto ansía Paco Bernabé, con tal de acallar a la fiera voxera. Pero esa fiera parece que no está por la labor.

Te voy a contar. El lunes pasado en un corrillo con periodistas en Centrofama, muy cerca del despacho del influencer presidente del presidente, Pascual Salvador , máximo responsable regional de Vox se sinceraba con su lógica ecuación.

 

“Si a Ciudadanos, con seis diputados, en esa negociación con el pepé, le corresponden cuatro consejerías y una vicepresidencia; a nosotros que aportaríamos cuatro, qué menos nos correspondería que una consejería”.

 

¿Y estaríais dispuestos a aceptar direcciones generales del segundo escalón en las consejerías del pepé?, quiso saber uno de los presentes, miembro, por cierto, de la directiva del Colegio de Periodistas.

 

“De ninguna manera. Es que nosotros no somos unos apestados. Y nuestros votantes tampoco. Tenemos muy claro cual es nuestra posición. Gobierno y con luz y taquígrafos. Ya esperen a llamarnos a última hora y en el último momento. Lo tenemos muy claro. No vamos de farol”.

 

Es decir, tres cuartos y mitad de lo que decía aquí (ver último artículo de este blog) Luis Gestoso, otro que tal baila. O mucho me equivoco o alguno va a tener que cambiar de pareja de baile. Y en ese caso entraríamos en la tercera fase del teorema Garaulet .

 

“Cómo negociaremos con el partido más votado, después de dejarlo arrinconado como segundo plato porque antes había que agotar todas las posibilidades de pactar con los herederos con pinganillo de un procesado por causas relacionadas con la corrupción”.

 

Porque conviene recalcarlo una y otra vez. No te vayas a confundir. Este pepé no es aquel pepé. Este es el pepé de PAS. Tan distinto. Y tan distante.

 

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *