Si es que no te puedes fiar, LópezMiras. En el momento más plácido de la legislatura, con 23 diputados en la Asamblea y un camino despejado para el resto de legislatura cuando se te planta delante tu consejero y sin embargo amigo, Javier Celdrán, para decirte, así por la directa y sin anestesia:

–Me voy, presidente. Me tengo que ir, Fernando. La situación personal y familiar no me deja otra salida. Es una decisión difícil pero está meditada.

El rostro ojeroso del consejero desvela una noche en vela.

–Dejar lo que te gusta y te apasiona solo puede ser por algo más importante. Y la familia lo es. Ahora toca recuperar el tiempo que no he podido dedicarle a los míos durante los últimos ocho años.

La dimisión del consejero de Economía y Hacienda no tiene otra raíz que la personal y familiar. Y esa es una frontera que se debe respetar . Mira que rumores ha habido en las ultimas horas y que me han tenido enchufado al enano infiltrado toda la tarde. Ni roces con el recién llegado Marcos Ortuño, ni injerencias ni diferencias con terceros, ni decisiones administrativas, ni alternativas políticas.Ni se va a ir, que el enano sepa, a otro trabajo que no sea su puesto laboral del Info. Tema familiar y de crianza . Quienes hemos pasado por ahí,  tanto en esta profesión como en otras que también exigen dedicación casi exclusiva, podemos imaginarnos a lo que se refiere Javier Celdrán. Y más cuando se da la circunstancia , como ya te contó el enano, de que entre su familia y la mía hay unos vinculos desde hace décadas. No cabe otra que el respeto a la decisión adoptada porque Celdrán tiene razón: la familia es lo más importante.

-La mujer del general es el general del general, decía McArthur.

Así quizá me entiendas mejor. Fin de la cita.

 

LA QUINIELA DE SUSTITUTOS

La dimisión de Celdrán abre , en cualquier caso, una crisis que requiere una pronta salida porque estamos en puertas del debate sobre el estado de la región ( 29 y 30) y no resolverla con prontitud será ponérselo fácil a la oposición. De ahí que desde el preciso momento que Celdrán anunciara su salida, comenzasen las quinielas para sustituirle. La alternativa más a mano es correr el escalón y nombrar consejero al secretario general que se ha “chupado” los presupuestos regionales recientemente presupuestados, un hombre de la casa popular y persona de confianza de López Miras y Teo García, Luis Alberto Marín. No obstante que sea la primera opción no quiere decir que al final sea la elegida. Esta tarde también se barajaban otros nombres como el actual director del Info, Joaquín Gómez, otro outsider bien visto por los próceres de la calle González Adalid. También se ha barajado el nombre la posibilidad de que Miras incorpore a un fichaje de la sociedad civil. Alguien incluso ha dejado caer, como siempre que hay alguna vacante en el gobierno regional, el nombre de José María Albarracín, pero no parece que sea opción con la más mínima solidez y tan solo corresponde a los conocidos deseos del empresario pimentonero de “pisar moqueta” desde los tiempos en los que se ofreció, sin el menor recato, a Albert Rivera para liderar Cs en Murcia . Nada de nada. La opción que le queda a Miras es tirar de banquillo en el pepé y, como en el caso, de Ortuño, darle al gobierno un nuevo peón de perfil político. Ya te anticipa el enano que Patricia Fernández no ha pensado cambiar alcaldía por consejería. Por si te ha pasado por la cabeza, perfiles económicos aparte. Y no descartes al “tapado”. Ya sabes que al presidente Fernando y a sus consejeros de almohada López y Miras, les encanta jugar con “tapados”. No pierdas, por si acaso, la pista… colegio de economistas(Ramón Madrid y Cía), facultades de economía de UCAM y UMU, y un nombre de ultima hora: Samuel Baixauli. Aunque en este ultimo caso habría que trabajárselo para que abandone la placidez de Espinardo.

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *