Alfonso Martínez Baños, vicetodo en el grupo parlamentario socialista y en el propio pesoe de la calle Princesa es un viejo rockero de la política. Y los viejos rockeros nunca mueren. O nunca deberían morir, al menos. Le conocí como alcalde Totana cuando el siglo pasado agonizaba, después de que lo hubiese pasado bastante mal por un asuntillo menor de unas cuentas bancarias abiertas bajo la titularidad del Consistorio en su etapa de concejal y otro, que sí tuvo más recorrido, relacionado con el patronato deportivo municipal. Alfonso es , al menos a mí siempre me lo ha parecido, un hombre de partido, línea dura, trabajador , tenaz (como demostró en el caso “Totem”) y experto negociador. Un tipo de los que siempre te vienen de frente. Pero resulta que quienes lo conocen más que yo, conmilitones suyos, le aseguran a mi enano infiltrado, ya sabes ese cabroncete que en todas partes se mete, que en ocasiones pierde las formas. Vamos que se enerva, se le sube el bullarengue al gaznate, se pone más colorao que un nazareno del Cristo de la Sangre y se le suelta la sinhueso como si fuera un poseso.

 

COMO LOS VAQUEROS DEL FAR WEST : “PELELE Y MARIONETA”

En esas condiciones, mal día para la lírica, entró el que en su día fue candidato socialista a la presidencia de la Asamblea Regional, al salón Alfonso X de tan solemne edificio sin percatarse de que mi pequeño enano andaba por allí disimulado entre los genuinos hálitos y sutiles transparencias de un cuadro de Ramón Gaya.

“Tú y tú no moveros de ahí” le vino a espetar el viceportavoz socialista al presidente Alberto Castillo y a la letrada general, Encarna Fernández quienes le respondían con la mirada aterradora de quien ve a un espectro echársele encima. “ Tú eres un pelele del Pepé, una mierda de tío, una marioneta de la derecha” le soltó por todo el morro este nuevo Arfonso de puño y rosa, al presidente asambleario mientras que se acercaba a él tanto que uno y otro quedaron a medio centímetro de juntar las narices. Vamos, para hacértelo fácil, un face to face que recuerda a los vaqueros de aquellas pelis del Far West. “A mi no me vengas chillando, Alfonso. Y menos aquí”.

A todo esto, los ujieres de la casa se apresuraban a cerrar las puertas para que la zapatiesta no alcanzara mayores dimensiones. Pero ya era tarde, el alboroto ya se había escuchado en el salón contiguo donde estaban los parlamentarios en comisión y en el piso de arriba donde habita el cuartel general pepero. Joaquín Segado al aparato.

 

“TÚ TE CALLAS” y “NOS VEREMOS EN EL CONSTITUCIONAL”

Como la bulla no cesaba, la letrada general Encarna Fernández, profesional de alta cualificación y reconocida independencia, intentó mediar explicando a Martínez Baños que las resoluciones del grupo socialista ( el quid de la cuestión) no se ajustaban a reglamento por sus formas más que por sus fondos. “Tú te callas”, fue la respuesta que la jefa de los servicios jurídicos encontró.

Por si vale el testimonio personal del que suscribe, en ocho años en el parlamento regional, nunca vi, que yo recuerde, una resolución con quince puntos no interconectados y mezclando, for example, medidas para mayores, infancia, atención de dentistas y funcionamiento de hospital. Castillo y Fernández, mas alterado el primero que la segunda, repetían una y otra vez la misma cantinela. “No es una decisión definitiva; tenéis cinco horas para adaptar las resoluciones al reglamento”. Y el enano aún pudo escuchar a Martínez Baños enfilando la puerta de salida: “Nos veremos en el Constitucional. Y si el grupo socialista tiene que abandonar el pleno, lo haremos”.

 

TAQUICARDIA DE CASTILLO E INTERVENCION DE LOPEZ MIRAS

Alertado el presidente por gritos, jaleos y riñas, López Miras acude al despacho de Alberto Castillo donde este trataba de recuperarse de una taquicardia que le puso el cuentarevoluciones por las nubes. El presidente le transmite su apoyo y en esa misma línea comienza su intervención en la sesión de tarde poniendo sobre la pista a toda la canalla de aquí, allá y acullá. Comienzan a sucederse tuits que desvelan la trapatiesta acontecida y saltan todas las alarmas en la sede del grupo socialista. Instrucciones de Diego Conesa : “esto nos hace mucho daño; hay que pararlo como sea”. Hacen un desmentido inútil y Baños se acerca a las teles para intentar quitar hierro al yerro. Otro vano intento porque los periodistas embudo que llaman rumores a las noticias cada vez son más escasos, afortunadamente.

 

EL RECESO: TE ACEPTO ELEFANTE COMO ANIMAL DE COMPAÑÍA

Tras la intervención del presidente López Miras, Alberto Castillo anuncia un receso. En principio era para diez minutos y se fue a una hora. Otra vez, mi enano infiltrado a poner la oreja. Esta vez, doy pistas, escondido tras el mullido sofá de la cafetería de diputados. Allí, este jodido cabroncete que en todas partes se mete, escucha a Miralles decir que los socialistas no han reformado sus resoluciones acorde al reglamento, que han hecho un refrito y que la situación sigue atascada. La aprobación de las polémicas resoluciones se somete a votación en la Mesa. Miralles y Carrera votan en contra. Gloria Alarcón y Emilio Ivars, a favor. Decidía el voto del ofendido por “pelele” y “marioneta”. Y Alberto Castillo va y suelta: “perdonen ustedes pero me tengo que ir a hacer un pis”. Y a los cinco o seis minutos, pis meado y cigarro fumado, vuelve Castillo a la reunión para deshacer el empate y votar a favor de la aprobación. Miralles protesta al son de “ si lo habéis amenazado, cómo va a votar en contra…”. Y Castillo interviene para explicar, doctrina Encarna Fernández, que ha valorado sobre todo los perjuicios que podrían originarse si el pleno se paralizara. Aunque, eso sí, pide que conste en acta que las resoluciones son susceptibles de mejora y que emplaza a ello a los negociadores socialistas antes de que llegue la hora de las votaciones. Para que lo tengas más claro, como en el conocido juego de mesa: te acepto elefante como animal de compañía…

 

LA REUNION SECRETA EN LA PUERTA DEL PARKING

Vuelve la mesa al hemiciclo, vuelve el rico a sus riquezas, vuelve el pobre a sus pobrezas y el señor cura a sus misas. Y como cada quien es cada cual, para intentar acabar la fiesta, como en la célebre canción de Serrat, el noble y el villano bailan y se dan la mano sin importarles la facha. Castillo, que se había negado a recibir a Baños en su despacho para evitar nuevas zozobras, recibe un sms un tanto marianil (Alberto deja de ser fuerte y acepta mis disculpas). Presidente y viceportavoz socialista quedan en verse alejados de los focos, casi en la puerta del párking. Que allí os espero si queréis venir, pues cae la noche y ya se van nuestras miserias a dormir…

 

CONESA PIDE UNA FOTO

Mi enano, agazapado entre los coches aparcados de Kiko Arnaldos y de Teresa González-Adalid, observa que los socialistas han preparado todo un comité de recepción al presidente de la Asamblea. Allí, Martínez Baños se ha hecho acompañar del propio Diego Conesa, del portavoz adjunto Paco Lucas y de la vicepresidenta Gloria Alarcón. Conesa, que no es tonto, sabe que la situación les hace daño y que hay que atajarla. “Alberto tienes que ayudarnos a dulcificar el tema” le escucha decir mi enano al secretario general socialista. Pero la situación se vuelve a encabronar cuando Baños repite la palabra “pelele”. Castillo se enfurruña y Paco Lucas saca la mano izquierda: “estamos aquí  para quitar tensiones». Le proponen hacer una foto conjunta mientras que los demás se van. Castillo accede. Foto habemus . Del mal, el menos. Castillo accede y Conesa respira

 

Le proponen a Castillo una rueda de prensa conjunta y éste dice que nones. Gloria le explica a sus compañeros que la votación ha salido adelante gracias al voto del “pelele de la derecha”(Baños dixit). Y Conesa, como último recurso, propone dejar solos a los afectados para que ambos salgan juntos y los fotógrafos pueden hacer la foto. Del mal, el menos. Castillo accede y Conesa respira hondo. Foto habemus. Pero arriba en mi calle como en los versos de Serrat, no se acabó la fiesta.

 

EL RIFIRRAFE FINAL AL FILO DE LA MADRUGADA

Y tanto que no había acabado. Segado sacó la artillería. Aunque pudo ser mucho más duro, corrosivo y mordiente. Y en eso le pueden estar agradecidos en la bancada socialista. Y los que me conocen bien de mi etapa parlamentaria , saben de lo que estoy escribiendo. Alfonso Martínez Baños, quiero decirlo, es un tipo que me cae bien. Pero en política no se las puedes poner así al adversario. Y encima con falta de cintura. La jornada parlamentaria acabó con la intervención genérica, razonada y basada en meras normas democráticas de la gentil aspirante a portavoz del pepé , Miriam Guardiola, que Baños quiso aprovechar para cerrar él con una intervención por alusiones. Pero la alusión, ahí estuvo hábil Guardiola, no se había producido porque ni siquiera lo había nombrado. Fin de la cita.

LOS #HASHTAGGS DE MI ENANO INFILTRADO

 

#ALBERTOAGUIRREversusJORDI ARCE. No sé qué demonios está pasando en el pesoe pero los nervios siguen a flor de piel. Aguas revueltas. Otro incidente. Jordi Arce, el secretario general de los socialistas, tuvo un serio enganche con uno de los mejores y más completos periodistas que ha habido en esta región, con permiso de mi Chimico que en gloria esté, Alberto Aguirre de Cárcel. Mira que es difícil cabrear a Alberto porque es un señor, dentro y fuera del despacho de dirección, que vive su profesión hasta cuando está durmiendo. Uno de los mejores profesionales que he conocido, ya te digo. Pero Jordi lo consiguió, alterarlo, el otro día a través de su cuenta de tuiter. El secretario de organización del pesoe calificó de vergonzoso un titular de La Verdad que señalaba algo incuestionable que “los diputados de Vox habían votado junto a psoe y podemos” . Es decir, lo periodístico ( y llamativo) es que el niño le muerda al perro. Pero no contento con ello, el alto cargo socialista le recomendaba al periódico otros titulares con referencia al contrato de las ambulancias. Aguirre no se quedó mudo y repondió a Jordi lo siguiente : “ Qué vergüenza das, señalando titulares y periodistas con el puesto que ocupas. Hay comportamientos políticos que no tienen justificación, por muy joven e inexperto que sea uno”.

 

#JORDIARCEversusALBERTOAGUIRRE. No creas que la cosa acabó así. Jordi Arce, a quien algún alcalde socialista, cuando habla con mi enano, llama el “bien pagao” desde que casi se duplicó el sueldo de su antecesora, respondió así al prestigioso director de La Verdad. “Vergüenza da tu periódico, encima pretendes que me calle?. Ya está bien, escribe lo que quieras en tu periódico y yo diré lo que considere. Sois cómplices de la situación que vive la Región de Murcia. Cada vez menos lectores, por algo será…”

A ver si me explico para que me entiendas. No conozco personalmente a Jordi Arce, pero creo que se le ha debido ir un poco la pinza. Es su libre expresión y él sabrá. Pero el cargo que ocupa tiene unas exigencias mínimas. Representa a unos militantes y a una formación histórica que siempre ha respetado a los medios de comunicación. Alguien debería advertirle que esas no son formas ni maneras en un secretario de organización. En un hooligan del Calasparra F.C. quizá sí; pero aquí, no. Que el periódico La Verdad en el que me honra haber trabajado durante casi una década, es un instrumento de vertebración regional, un servicio publico permanente mucho más ejemplar y admirable cuando sufrimos desgracias, danas o pandemias; un garante indiscutible de la pluralidad democrática, un absoluto referente vanguardista en la prensa nacional, una factoría de enormes periodistas. La Verdad es el medio de comunicación líder en esta región que ha sabido adaptarse como pocos a los nuevos tiempos, nuevas tecnologías, y que cuenta con decenas de miles de lectores diarios que se duplican en los días punta de la semana. Y que cada vez son más.

Qué miedo me das, Jordi, como sigas por ese camino…

A ver si vas poniendo un poquito de orden, Diego. Un poquito de por favor…

 

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *