‘Lo diga Isabel, lo diga el lucero del alba. Nosotros no queremos nuevas elecciones en Murcia. En todo caso quienes las pueden querer son los de Vox haciendo sabotajes como el del otro día’. Te lo digo, como me lo cuenta desde la sede central de Ciudadanos una voz muy alta y muy autorizada. Por dejar las cosas en su sitio y no jugar a despistes que bastante liado tiene Liarte el asunto para que alguien se vaya de la sinhueso sin consulta previa. Arturo Fernández, chatina, se nos ha ido al cielo. Y para recordarlo nos ha dejado aquella serie, “La Casa de los líos”, con la que el eterno donjuán rompía audiencias los domingos por la noche. En eso se ha convertido exactamente el panorama político regional. Una especie de patio de Monipodio en el que cada uno canta la canción que su mal espanta. López Miras se siente engañado. Teodoro García asegura que había un pacto de última hora que alguien desde Murcia abortó. Gestoso, el aludido, dice que querían meterle a Vox un trágala sin firma. Liarte se lía otra vez y lo mismo tira a degüello a Ciudadanos que les pide perdón. Franco habla de egoísmos por encima de intereses generales, a buenas horas mangas verdes. Urralburu celebra la ruptura del ‘trifachito’. Y Conesa espera, no se cansa de esperar, la promesa perdida de Alberto Castillo, mientras escucha a la portavoz naranja hablar de su “sanchismo más radical”. Vaya tela.

 

EL AJUSTE

Perdona que te diga, pero a mí todo este batiburrillo, este bochinche de idas y venidas, vueltas y revueltas me huele a que Murcia , una vez más, ha sido el teatrillo de pruebas de la política nacional. Para eso nos tienen. Cobayas políticas. Ensayan aquí, las cuentas pendientes de Madrid. Te recuerdo que Vox andaba mosca con el pepé y con Teodoro García , negociador de negociadores, a cuenta de las concejalías delegadas sin asiento en la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid con las que el hábil ciezano le hizo a Ortega Smith julepe con el as y el mono. Se la tenían jurada y le cuentan los voxeros a mi enano infiltrado que se la devolvieron en Murcia el jueves por la tarde. Además, así conseguían lo que andaban buscando. Que Pablo Casado llamase, de inmediato, a Santiago Abascal y se doblegase ante la ultraderechita cobarde si quiere salvar Murcia y , sobre todo, porque , y ahí si que está la madre del Cordero, está en juego la Comunidad de Madrid. Ensayo de laboratorio y ajuste de cuentas. Lo demás, siento decírtelo; pan, pijo y habas. Cruce de declaraciones y todo muy entretenido, pero lo que yo te diga. Ortega, que se vió obligado a irse a la bancada de la oposición después de votar sí a Martínez Almeida, ha pasado factura en Murcia.

 

REPITE MIRAS

Diego Conesa que, después de apagar el incendio que tenía en Cartagena, mantenía la esperanza de presentar su candidatura a San Esteban, ve desvanecerse sus lógicas aspiraciones, no hay que olvidar que el alhameño fue quien ganó las elecciones, cada vez que escucha a Isabel Franco reprocharle su “sanchismo radical” mientras sigue señalando, también después del revés parlamentario, que el “socio preferente” sigue siendo el pepé. Por tanto, de no mediar un cataclismo, López Miras, que acaba de recibir un rechazo histórico, volverá a presentar candidatura tras la ronda de portavoces que Alberto Castillo realice los días 15 y 16 por lo que el primer pleno de investidura se celebraría el 18 de julio, lo que, habiendo provocado toda esta historia los chicos de Vox, no deja de tener su aquel. Y aunque Gestoso sigue diciendo que ‘hasta agosto hay tiempo’ lo previsible, Liarte mediante, es que ahora sí que lleguen las abstenciones que el jueves se quedaron en puertas. Y a partir de ahí, ya sabes, el reparto de canonjías.

 

QUISICOSAS

Algunas quisicosas quiero contarte para que no se me queden en el tintero. Es cierto que Luis Gestoso fue uno de los represaliados por el pedroantonismo político más feroz ,cruel y absolutista. Lo persiguieron, doy fe, hasta llegar a intentar jugar con sus garbanzos y con los de su familia, presionando a la empresa en la que trabajaba. Así se las gastaba el lumbreras con los disidentes políticos. Servidor, sin ir mas lejos, vivió una situación parecida. Y podría enumerar aquí a bastantes más, pero no merece la pena. Porque la vida y el tiempo ponen a cada uno en su sitio. Lo que no es cierto es que Gestoso , como han insinuado algunos, haya hecho de lo que te acabo de contar, una cuestión personal. Cualquiera que conozca a Luis sabe que no es así.

 

A nadie puede extrañarle que la sombra de PAS persiga a López Miras. Lo digo por el murmullo que se escuchó en la zona pepera de los invitados cuando Diego Conesa , desde el atril, reprochó las ‘injerencias desde Miami’. A ver si alguno se acaba enterando de que PAS es pasado. Y además un pasado contaminante. Por mucho que vaya ahora de influencer desde el despacho Z que le han prestado en Centrofama. Por mucho que le guste que le rindan pleitesía. Es pasado. Que le vaya bonito en su vida privada. Pero en política ni está ni se le espera. Ni se le debe esperar. Entérate bien, Eva Reverte. Su situación actual es consecuencia de su forma de entender la política y la gestión pública. Y en caso de duda te invito a leer lo que han escrito al respecto jueces y fiscales. Por supuesto que goza ,como todo ciudadano, de la presunción de inocencia. Pero en política, por aquello de la ejemplaridad pública, también deben contar otros parámetros. Lo dicho ni está, ni se le espera, ni se le debe esperar. Ni entre cuchillos, ni entre tenedores.

 

APUNTES PARLAMENTARIOS

Por lo demás, apuntarte que no me desagradó para nada la intervención de Miras el jueves por la tarde. Por lo visto está creciendo y yo que me alegro. Técnicamente fue una buena intervención. Soltó los papeles y estuvo pausado y sereno. No se salió del guión pese a la incertidumbre del momento lo cual suma. El lenguaje no verbal, muy mejorado con respecto al de otras ocasiones. El día que se decida a soltar amarras con el pasado y a ser él mismo, otro gallo le puede cantar.

 

Diego Conesa, que ha reafirmado su liderazgo tras la crisis cartagenera, hizo lo que tenía que hacer. Se lanzó a la yugular de su rival. Su ‘regeneración imposible’ acabó en misión imposible. Y eso que supo utilizar la vía Vox para intentar buscar el flanco débil de Ciudadanos. El mantra de la parálisis institucional está muy bien. Pero cuando lo tienes, debes repetirlo. Que el personal anda entre otros lópeces.

 

Urralburu demuestra sus tablas cada vez que sube al estrado. Se le notan los espolones al bueno de Oscar. Acompasa sus gestos con sus palabras y parece haber hecho caso a quienes le aconsejamos que haga más pausadas sus intervenciones ( ver artículo sobre el debate electoral en este mismo blog). Duro con Franco como lo fue en campaña. Buena entonación y lenguaje gestual.

 

Isabel Franco tampoco se salió del guión. A tomar nota de su reproche a Vox por ser la tercera pata… “del sanchismo más radical y la izquierda más extremista” como la enésima expresión de sus voluntades. Liarte ya te he dicho que me lía y Quino Segado, que no estuvo especialmente brillante ( tampoco la ocasión invitaba a filigranas) acabó diciendo lo que los demás pensamos. Que no está esta Región para perder ni un solo día más. Así que todos, al rincón de pensar.

Categorías: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *